La educación primaria española goza, en este momento, de una buena salud

La educación primaria española goza, en este momento, de una buena salud

Cuidar de un aspecto como la educación es algo básico para cualquier país. Es exactamente lo mismo que cuidar de su futuro, y ya sabemos la importancia que tiene un asunto como este para el correcto desarrollo y la modernización de toda la nación. Un país que no cuida su educación es un país condenado a involucionar. Incluso en aquellos Estados en los que no ha existido democracia en los últimos años se ha apostado de un modo potente por la educación, si bien ahí el objetivo ahí no es formar alumnos libres, sino esclavos futuros.

Hablamos de una de las labores sin las cuales no se puede entender una sociedad moderna. Y hablamos de una de las labores que requiere de un mayor seguimiento por parte de los profesionales que se encuentran al mando de ellas. Un profesor o profesora es la herramienta básica para conseguir que esos alumnos que se encuentran en la base del sistema educativo comiencen a ser libres. Sin los profesores o profesoras, todo el sistema educativo se vendría abajo y no tendría sentido alguno de ser. Muchas veces su labor no es reconocida como debería, pero está claro que los y las ‘profes’ tienen mucho que decir en este asunto.

Hemos querido rescatar un estudio que publicó el portal web Statista en el que se recoge el número de alumnos de la educación primaria, tanto pública como privada, que se ha registrado en nuestro país desde hace más o menos una década. En la educación pública son casi dos millones los alumnos que cursaban Primaria. Se trata de un volumen espectacular y que debemos tener en consideración: una buena educación para todos ellos es una inversión de futuro absolutamente impresionante y que no podemos dejar escapar bajo ningún concepto.

Con semejante volumen de personas en edad de formación primaria, el Estado español se veía obligado a invertir para proporcionar una educación de calidad a toda esa gente. Ese es el motivo por el que se registró en el año 2019 el mayor volumen de profesores de la historia de este país. Así nos lo cuenta una noticia que vio la luz en la web de la agencia de noticias Europa Press al indicar que esa cifra era de 750.000 profesores. Sin duda, ese es el camino para conseguir los mejores resultados formativos y, por ende, los mejores profesionales para el futuro.

En contra de lo que buena parte de la sociedad española opina a día de hoy, os podemos decir que España tiene mimbres para construir una educación primaria de calidad de cara a los próximos años. De hecho, ya la está construyendo. Y es que están llegando hasta el profesorado todos esos integrantes de las generaciones más preparadas de la historia de nuestro país, que vienen con ideas de cambio y de hacer de la educación un terreno que realmente funcione y cumpla con el objetivo de formar personas libres y eficientes en el futuro. Nos lo han contado de esta manera desde Preparador Oposición Primaria.

La importancia de lo que os acabamos de transmitir es tremenda y toda la sociedad española debe remar en esta dirección. Creemos que nos encontramos ante una de las mejores oportunidades de la historia de este país en materia educativa y que debemos hacer todo lo posible por dar la oportunidad a esos nuevos profesores y hacer que sean ellos y ellas quienes lideren ese cambio y esa última transformación que necesita la educación, en este caso Primaria, de nuestro país. Desde luego, no nos vamos a arrepentir en absoluto de ello.

Un acuerdo entre los políticos también nos vendría bien 

Que no haya acuerdos o que estos sean demasiado pocos entre los políticos de diferentes partidos afecta de manera frontal a todas las modalidades de educación de nuestro país. Sería ideal alcanzar pactos de Estado en materia educativa, pero lo cierto es que parece complicado en los momentos en los que nos encontramos. Cada partido, cada color, está intentando imponer su ideología en este sentido y la verdad es que eso afecta a la calidad de la educación española, que si está entre las mejores es gracias a la labor de los profesores y no a la de los políticos.

Hay que trabajar por una educación de calidad y hacerlo sin descanso. Aunque nuestra opinión es que la educación española está viviendo uno de sus mejores momentos, no queremos que se tienda a pensar que no hace falta seguir progresando. La educación se tiene que adaptar a la sociedad moderna y eso va a exigir siempre en un trabajo de actualización constante, por lo que no se puede bajar la guardia en ningún momento. Todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas de este país lo vamos a agradecer a medio y largo plazo.

 

Deja una respuesta