El estado de salud condiciona la elección del lugar de vacaciones

El estado de salud condiciona la elección del lugar de vacaciones

Por lo general, cuando hablamos de vacaciones, todos tenemos en mente lo que son o serían nuestras vacaciones ideales y una lista interminable de lugares que visitar, actividades que realizar, descubrir nuevos paisajes, culturas, descansar, escribir, hacer deporte, visitar a un amigo, visitar una ciudad desconocida… Pero, del mismo modo que antes de ir a un país extranjero que mantenga una situación conflictiva, ya sea por deterioro de la seguridad nacional o por un aumento de la amenaza terrorista, seguimos las recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores, también a la hora de planificar nuestras vacaciones debemos seguir los consejos médicos del especialista. Esto se debe a que el objetivo final de unas buenas vacaciones es conseguir unos días de felicidad y bienestar personal, algo que se puede trastocar por una elección errónea a la hora de planificar el viaje, sobre todo si se padece algún tipo de dolencia crónica. Por ejemplo, si usted padece problemas respiratorios severos su médico le desaconsejará totalmente visitar las famosas ruinas de Machu Picchu, en Perú, por su extremada altura, 2440 m. lo que propicia un problema de salud muy común a la gente que lo visita.

La falta de oxígeno que se produce en estas grandes altitudes, lo que se conoce como el mal de altura, se produce de forma común dado que según aumenta la altitud, la presión atmosférica disminuye, disminuyendo también el aporte de oxígeno a los pulmones, lo que ocasiona en los casos más leves dolor de cabeza, náuseas, vómitos, agotamiento, trastornos en el sueño, falta de apetito, etc. Sin embargo, para estas personas con problemas respiratorios es muy aconsejable pasar el verano en zonas de media montaña, puesto que el aire es más puro debido a la baja concentración de contaminantes y al clima seco.

Si lo que se padece son afecciones de la piel en la que los factores ambientales, químicos, irritantes, alérgenos o tomar baños, duchas o nadar de forma frecuente pueden empeorar los síntomas de la enfermedad, como puede ser el caso de la dermatitis atópica, lo mejor sería evitar lugares donde las condiciones de calor y humedad ambiental sean un factor desencadenante de un brote y en todo caso deberán aplicarse cremas lubricantes protectoras.

Asimismo, aquellas personas que sean alérgicas a determinados alimentos como mariscos, gluten, huevo, lactosa, frutos secos, cereales, pescados, leguminosas, frutas, etc. deberán tener especial cuidado a la hora de probar nuevos platos, salsas o incluso con la comida callejera tan habitual en países asiáticos o sudamericanos. Es importante preguntar siempre la composición de los platos que nos sirven, así como informar del tipo de alergia que se padece con el fin de evitar posibles complicaciones.

Si lo que se padece son problemas con las articulaciones, como reuma o artritis, lo ideal son los climas cálidos y secos como Sevilla. Por eso, si vosotros estáis afectados de estas dolencias, nosotros os queremos ayudar a hacerlas más llevaderas y por este motivo os recomendamos que acudáis al corazón histórico de la ciudad, dado que allí se ubica, en la Casa Palacio Castelar, el Mercer Sevilla, un hotel situado en un bello edificio que data de 1880 y que ha sido rehabilitado conservando su estructura original en torno a un patio central de estilo típicamente andaluz, donde os sentiréis como en casa y disfrutaréis del encanto del lugar, así como vuestras dolencias os lo agradecerán.

En el supuesto de que la afección sea por trastornos circulatorios como varices o por ulceraciones en las piernas por una mala circulación sanguínea, lo idóneo sería un clima templado o frío. Mientras que si lo que tenemos es una deficiencia en los niveles de calcio de nuestro cuerpo, esto puede deberse a una falta importante de vitamina D, ya que una de sus funciones claves es ayudar al cuerpo a absorber el calcio que necesita con la exposición directa a la luz solar, al menos durante 10 o 15 minutos semana (no se obtiene en espacios cerrados ni a través de las ventanas), por lo que debemos tener en cuenta que a nivel de mar el espesor de la atmósfera es mayor y filtra más cantidad de radiación solar, por lo que siempre con las debidas precauciones de protección solar, será un lugar excelente para pasear, relajarse y de paso tomar el sol.

¿Qué otros factores se han de tener en cuenta a la hora de viajar?

Otros factores importantes que se deben tener en cuenta a la hora de viajar son los siguientes:

  • Síndrome del cambio horario o jet lag. Puede producir cansancio, somnolencia, insomnio, malestar general, problemas estomacales…
  • Picaduras de mosquitos, insectos o mordedura de animales. Es importante como prevención la utilización de repelentes y la utilización de calzado adecuado.
  • Precaución con agua y alimentos. Se deben adoptar medidas de precaución sobre todo en países con poca higiene.
  • Documentación en regla. Pasaportes, visados, tarjeta sanitaria…

Deja un comentario