La guía definitiva para elegir las mejores zapatillas de futbol

La guía definitiva para elegir las mejores zapatillas de futbol

La fiebre del futbol también se siente en los escaparates de las tiendas que muestran sus cientos de ofertas distintas en cuanto a zapatillas. El aficionado de este deporte tiene para escoger entre diferentes modelos, estilos, colores y marcas. Y aunque esto es muy llamativo, puede suponer un conflicto para el jugador principiante que no sabrá cual modelo elegir entre tantas opciones.

Por más que este conflicto puede parecer un mero tema de vanidad, en verdad la elección de la zapatilla adecuada implica una decisión de rendimiento y seguridad.

Marian’s Sport, distribuidor experto en botas para futbol, siempre le recuerda a sus clientes que la elección de las botas de futbol adecuadas tiene mucho que ver con el terreno en el que se va a practicar dicho deporte, la horma, la suela y el material en que está fabricada.

Si practicas futbol en césped y compras una para sala, esto afectará tu rendimiento durante los partidos y en el peor de los casos, ocasionarte lesiones mientras juegas. Igual que podría pasarte si las botas no cuentan con la flexibilidad que necesitas o la comodidad que deben darte para correr a campo abierto y patear el balón.

Por eso más allá de valuar marcas y estilos, aquí te guiamos paso a paso en la elección de las zapatillas perfectas según las características básicas más importantes.

Superficie de juego

Jugar en un terreno con unas botas diseñadas para otro distinto puede ser motivo de graves lesiones. Cada bota está especialmente pensada para una superficie distinta: a peor calidad de césped, mayor debe ser el número de tacos y su altura más corta.

En césped natural se requiere menor número de tacos pero de mayor tamaño que en césped artificial, donde funcionan muy bien las botas multitacos.

En campos húmedos de hierba corta se pueden usar dos tipos de botas:

  • Botas SG (soft ground): tienen tacos de aluminio o tacos intercambiables, normalmente entre seis y doce. Es el calzado que suelen utilizar los futbolistas profesionales.
  • Botas FG (firm ground): tienen entre ocho y catorce tacos de goma de distintas longitudes y formas. Sirven para jugar en césped artificial de 3ª generación o en tierra embarrada. Son las más cómodas a la hora de hacer giros.

Si se trata de practicar fútbol sobre moqueta (sin sustrato debajo), lo recomendable son las suelas tipo turf, que no llevan tacos sino surcos que evitan que la suela se agarre al suelo provocando lesiones de ligamentos por torsión, en los que la bota queda clavada en una dirección y la rodilla se gira hacia otra.

Por el contrario, si el césped  artificial es de segunda generación, es decir, que tiene fibras largas y relleno. Se recomienda usar botas AG (artificial grass), que tienen 21 tacos cónicos que ayudan a distribuir el peso, a amortiguar los movimientos y al agarre en los giros para evitar lesiones.

Pero, finalmente; si el césped es de tercera generación, que es muy parecido al césped natural, se deben usar botas AG con 13 tacos o botas FG, las mismas que para el césped natural.

Por último, en cuanto a los tacos de aluminio, lo mejor es dejárselos a los profesionales.

Eso sí, si planeas jugar en diferentes superficies entonces lo más idóneo es que tengas diferentes calzados que te den el soporte y la seguridad que necesitas en cada una de ellas. En este caso, también cuentas con botas de tacos intercambiables, que representan una opción más práctica y económica que se adapta, igual que tú, a cualquier situación.

La horma correcta

No se trata sólo de saber el número de pie que tienes que comprar; la anchura de la bota y la altura de la pala son dos elementos igual de fundamentales.

Es necesario comprobar que la plantilla de la bota se ajusta perfectamente al ancho del pie, ya que si el lateral externo no tiene el apoyo adecuado, se puede producir una fractura.

En cuanto a la altura de la pala, es fundamental que exista el espacio necesario para la flexión dorsal de los dedos para que puedas levantarlos cuando camines o corras. En caso contrario se producirán, no sólo lesiones en las uñas, sino otras más graves como sobrecargas musculares e incluso fascitis plantar.

Rigidez vs. Flexibilidad

Aunque se pueda pensar que la flexibilidad debe ser la única característica a procurar en la nueva zapatilla, se está en un error; pues en lo que tiene que ver con calzado de futbol, este debe ser rígido y flexible al mismo tiempo.

Aunque suene contradictorio, la importancia de ambas características al mismo tiempo tiene su razón de ser: las botas deben ser rígidas en el empeine pero no en la suela, que puede incorporar una serie de pliegues para que flexione cómodamente. Es muy importante comprobar por dónde se dobla la suela, porque no debe ser por la mitad sino por el tercio anterior del calzado, el lugar en el que nacen los dedos del pie.

Por su parte, la rigidez es fundamental para que la bota pueda proteger el pie, no sólo de las patadas al balón, sino también de posibles pisotones o golpes de otros jugadores.

El tipo de bota para cada jugador

Aunque hay muchas marcas y estilos en el mercado del calzado para futbol, todos se resumen en tres diferentes tipos: ligeras, clásicas y reforzadas.

  • Las botas ligeras pesan poco y tienen buena tracción cuando se corre a mucha velocidad, pero sus tacos no están pensados para hacer giros o frenadas y al estar menos armadas, protege poco el pie de los golpes al balón.
  • Las clásicas, más bien, son botas fabricadas en piel natural, de manera que con el uso se adaptan perfectamente al pie. Su limitación es que pesan más que las otras dos.
  • Finalmente, las botas reforzadas están más armadas y potencian el golpeo del balón; más no se adaptan bien al pie, ni son ligeras para correr.

La elección entre estos tres tipos ya tiene que ver más con como se sienta el jugador con cada una de ellas y cual considere más cómoda e idónea de acuerdo al rol que desempeña en el campo. Por ejemplo, los jugadores profesionales a veces eligen botas opuestas para el mismo puesto.

Peso

Las mejores zapatillas, sin duda, son las zapatillas más ligeras. Esto es debido a que estas te permiten correr más deprisa y sin lastres. Lo que debes hacer es intentar encontrar la relación perfecta entre botas ligeras y botas resistentes, ya que por ejemplo, las botas de plástico suelen ser muy ligeras, pero también suelen romperse a los 3 o 4 partidos.

Aerodinámica

El diseño de las botas debe ser capaz de cortar el viento y lograr más velocidad. La mayoría de zapatillas tienen diseños aerodinámicos, así que esto realmente no te supondrá un problema, ya que todos se copian entre sí en este aspecto.

Resistencia

La fibra de carbono es el mejor material en relación resistencia y velocidad. Pero suele suceder que su precio es muy caro para algunos presupuestos.

Si no puedes permitirte la fibra de carbono, intenta mirar a ver si encuentras otras botas que sí sean resistentes y que sean más o menos veloces.

Deja una respuesta