Vende el excedente de tu stock

Vende el excedente de tu stock

Las tiendas han preparado sus comercios con un gran stock de artículos para la precampaña de navidad, que empezó a principios de noviembre y que durará hasta mediados de febrero. Esto quiere decir que los almacenes de dichos comercios han de estar provistos de la suficiente mercancía para abastecer a sus clientes durante más de tres meses a lo largo de los cuales dichos clientes desembolsarán una mayor cantidad de dinero que durante el resto del año. No obstante, también se devolverá una gran cantidad de artículos que resultará mucho más difícil volver a poner a la venta.

Este ritmo vertiginoso de compras y devoluciones puede traer consecuencias nefastas y grandes pérdidas para el comercio en cuestión, pues si se ha invertido en una gran cantidad de mercancía creyendo que se vendería la mayoría y se obtendrían de ello grandes beneficios pero, de lo contrario, el artículo que se ofrece no ha sido bien recibido y no se ha vendido como se esperaba, el resultado puede ser catastrófico para el negocio, pues el comerciante se encontrará con un stock casi al completo cuya salida al mercado pasadas las navidades se hace realmente difícil. En este caso, al comerciante le quedan dos opciones: rebajar el precio del producto adelantando la campaña de rebajas que en condiciones normales comenzaría el 6 de enero, o tratar de vender el stock a una empresa de compra venta de mercancía. Ambas opciones pueden dar resultado y conseguir entonces, por lo menos, no perder el dinero invertido en los artículos que se ofrecen. Sin embargo y como ahora veremos, una de estas salidas puede aportar incluso, beneficios al comerciante.

LA OPCIÓN MÁS SEGURA PARA NO PERDER EL DINERO INVERTIDO EN EL STOCK.

La primera de ellas, adelantar la campaña de rebajas en el comercio podría dar resultado pues al fin y al cabo, los clientes siguen comprando para poder hacer los regalos del día de Reyes, el 6 de enero, además de los típicos regalos del juego del amigo invisible que suelen hacerse tanto antes como después de esta fecha o los regalos que trae Papá Noel la noche del 24 de diciembre. Por lo tanto, si llegado el 25 de diciembre no se está vendiendo el producto al ritmo que esperábamos, podemos optar por rebajar los precios de ciertos artículos, especialmente los de temática típicamente navideña, pues pasadas las navidades se dificulta enormemente su venta, esperando a que así los posibles clientes se animen a comprarlo llevados por la sensación de estar adquiriendo una oferta al mismo tiempo que ahorran dinero. Con esta opción nos vemos obilgados a bajar el precio del producto, aunque nosotros decidiremos hasta qué punto de tal manera que aún suponga algún beneficio y, si finalmente decidimos volver a rebajarlo, esperaremos, al menos, no perder el dinero invertido con su venta. La segunda opción mencionada más arriba consistiría en ponernos en contacto con una empresa dedicada a la compra venta de stocks, ofreciéndole nuestro producto algo rebajado. Esta opción resulta más segura que la anterior, pues mientras que rebajando el producto con la esperanza de llegar a vender todo el stock adquirido en la precampaña de navidad nos arriesgamos a que, finalmente, no se venda como esperábamos ya que, al fin y al cabo, dependemos del cliente, poniéndonos en contacto con empresas como liquistoks para vender el excedente de nuestros almacenes, cerraríamos un trato sin tener que esperar cierto tiempo y arriesgarnos a que, al final de la campaña navideña tuviéramos que rebajar el precio del producto al mismo por el que nosotros mismos lo adquirimos. 

Contratar los servicios de este tipo de empresas puede aportarnos grandes beneficios en cuanto a comodidad, pues contactaríamos a distancia, vía correo electrónico o por teléfono y ellos mismos se trasladarían a nuestros almacenes o dependencias con un transporte adecuado y se encargarían de cargar y trasladar nuestro excedente a sus propios almacenes, donde se pondrá de nuevo a la venta o se llevará a tiendas tipo outlet. También nos aportaría la tranquilidad de invertir en artículos sabiendo que existe la posibilidad de vendérselo a estas empresas si no conseguimos el resultado deseado, no llegando en ningún caso a perder el dinero de nuestra inversión. Por último y no por ello menos importante, estaremos contribuyendo a un comercio mucho más sostenible a la vez que contribuimos a crear empleo, pues de nuestro excedente se crea un nuevo negocio de venta con nuevos empleados y evitamos además que se vuelvan a fabricar dichos artículos, contaminando con ello la atmósfera terrestre de manera innecesaria. 

Deja un comentario