El sexo tántrico vive su particular Edad de Oro

El sexo tántrico vive su particular Edad de Oro

Conviene que nunca debemos de innovar en nuestra vida. En todos y cada uno de sus aspectos. No cabe la menor duda de que la monotonía y la rutina no siempre son las mejores amigas. Ya son muchas las personas que se han encargado de comprobarlo por sus propios medios. Un cambio en un asunto concreto puede darle una vuelta entera a nuestra vida y ese es motivo más que suficiente como para que merezca la pena intentarlo. Cuando el cambio tiene que ver con un aspecto como lo es el sexo, puede ser todavía más influyente si cabe.

Son cada vez más las personas que hice han decidido probar una nueva modalidad de sexo en España. Hablamos de sexo tántrico, que ha venido experimentando un crecimiento paulatino y bastante interesante de seguidores a lo largo y ancho de nuestra geografía. El sexo que todos hemos conocido otorga placer, eso nadie lo discute, pero puede llegar a resultar demasiado monótono a veces y que, a causa de esto, empecemos a perder esa llama que nos tienta a practicarlo con nuestra pareja. Una de las principales razones por las cuales hay tantas personas que han comenzado a practicar sexo tántrico es precisamente para mantener esa llama de la que hablamos.

Una noticia publicada en la página web del diario El País informaba de que el año pasado, el 2020, fue en el que nos planteamos cómo flirteamos con esas personas que nos gustan y cómo hacemos el amor. Una de las cuestiones a las que hace referencia el artículo es precisamente a que el sexo tántrico fue una de las opciones a través de las cuales muchas parejas canalizaron ese planteamiento y el cambio surgido en consecuencia. Y es que no cabe la menor duda de que el tantra implica algo muy diferente a lo que siempre hemos conocido.

De hecho, el tantra es conocido como el arte de los mil orgasmos, tal y como asegura el artículo que os acabamos de enlazar y que pertenece a la página web del diario El Mundo. No cabe la menor duda de que se trata de una técnica cuya principal diferencia se encuentra en la eyaculación. En el tantra, el objetivo es la estimulación de todos y cada uno de nuestros sentidos por encima de la eyaculación. Esto hace posible que el sexo tántrico sea mucho más placentero y, sobre todo, más duradero.

La fiebre por el sexo tántrico está superando todas las previsiones de las personas que se encuentran especializadas en el asunto. Eso es lo que nos han deslizado desde Maite Domènech al comentarnos que ha crecido de un modo exponencial los cursos para conocer mucho más de cerca los entresijos y las técnicas de esta modalidad de sexo. Y, por cierto, se trata de un asunto que llama la atención de diferentes grupos de edad, no solo el que tiene que ver con personas de mediana edad. Este tipo de sexo no entiende de estereotipos.

Una técnica extendida en cada vez más países 

Podríamos decir que estamos hablando de un fenómeno que es cada vez más internacional. No en vano, ya ha desembarcado en los cinco continentes, haciendo partícipes a culturas que no tienen nada que ver las unas con las otras. Si se trata de una técnica que es aceptada por tanta gente, es porque el grado de satisfacción de quienes la practican es muy grande. Y eso es de lo que se trata. El sexo es un aspecto de nuestra vida demasiado importante como para dejarlo a merced de la monotonía y de la rutina.

Estamos seguros de que va a seguir creciendo el grado de interés que suscita el sexo tántrico tanto en España como en el resto del mundo. No es para menos. Aunque hay gente a la que siempre le ha parecido algo extraño y oscuro, la realidad no puede ser más diferente. El sexo tántrico ha desafiado a todos los estereotipos y tabúes y eso ha sido posible a que se ha convertido en una técnica mucho más popular de lo que podríamos haber esperado en un principio. Y eso es gracias a personas que se han encargado de demostrar que esta actividad es idónea para todo tipo de personas.

¿Es posible que una técnica como esta desbanque a la relativa al sexo tradicional? Solo el tiempo nos puede dar la solución a esta ecuación. De todas maneras, el objetivo numérico siempre debe quedar en un segundo plano y debe primar siempre el hecho de ofrecer a todas las personas que confíen en el tantra una experiencia en la que encuentren felicidad, placer y cercanía con la persona con la que han decidido practicarlo. Eso es lo que de verdad es importante y lo que nunca podemos perder de vista.

 

Deja una respuesta