Educación en seguridad: fundamental para niños y niñas

Educación en seguridad: fundamental para niños y niñas

Dentro de las paredes de una escuela se busca brindar una educación integral que no sólo le garantice a los estudiantes un aprendizaje en lo que se refiere a temarios, sino que se trata de convertir a esos jóvenes en personas funcionales para la sociedad, con valores, criterio y responsabilidad con ellos y con quienes los rodean.

Este trabajo que va más allá de lo académico se ve inmerso en todo lo que se hace dentro de los espacios escolares y un tema que es fundamental es cómo actuar durante los desastres naturales o ante emergencias de salud, pero para que se pueda trabajar eso, los docentes deben tener una formación que los de las herramientas necesarias no solamente a nivel de conocimiento, sino también a nivel práctico para poder transmitir toda la información de manera correcta.

Nunca se sabe cuando va a ocurrir una desgracia, no se pueden programar los sismos, las tormentas o los accidentes, por lo que es necesario que tanto escuela como familia sepan lo que se debe hacer durante este tipo de emergencias. Tener un plan ante los desastres, siempre será la mejor manera de abordar una situación tan compleja.

Como mencionamos antes, la formación de los docentes es fundamental porque ellos son los responsables de los niños durante la jornada escolar y si se presenta algún tipo de eventualidad, deben saber cómo responder ya sea a nivel individual con una caída o un accidente de algún estudiante, o a nivel colectivo si existe una emergencia natural y deben aplicar protocolos de seguridad.

Teniendo esto en mente, nuestros aliados de SERMECON empresa especializada en ofrecer servicios de prevención de riesgos laborales, nos indica cuales son los puntos más importantes en la formación de los docentes ante este tipo de emergencias.

Primeros auxilios

En un mundo perfecto todas las instituciones educativas sin importar el nivel deberían contar con profesionales del área de salud dentro de sus plantillas. Pero, como esto no siempre ocurre, es fundamental que los docentes y el personal que labora en la institución tenga conocimiento base en primeros auxilios, pues estos pueden significar una gran diferencia mientras se hace el traslado a un centro de salud o mientras llega la ambulancia.

Las escuelas son lugares donde los accidentes están a la orden del día, una caída jugando en el patio o durante una clase, una riña entre compañeros, un golpe con algún elemento deportivo, entre muchos otros ejemplos que pueden ocurrir, desde los más tontos hasta algunos de gravedad. Por ello, es fundamental que los docentes sepan responder positivamente ante este tipo de situaciones.

Otro punto importante es que aun con la formación indicada en primeros auxilios, el docente sólo cumple labores de atención inmediata y nunca con las funciones del personal de salud. Por lo que se entiende que este aplica los siguientes pasos a la hora de una emergencia:

  • Proteger: esto significa prevenir la agravación del accidente, evitando que sea más grave, en este punto lo importante es alejar al herido de la zona de peligro, siempre y cuando se pueda.
  • Alertar: la persona que avisa debe expresarse con claridad y precisión. Decir desde donde llama e indicar exactamente el lugar del accidente.
  • Socorrer: hacer una primera evaluación que incluye, comprobar si respirar o sangra, hablarle para ver si está consciente, tomar el pulso -preferiblemente en la carótida-, si cree que el corazón no late.

Para que el docente pueda cumplir con los puntos anteriores, debe tener una formación en los siguientes puntos:

  • Los aspectos más relevantes de la prevención de riesgos dentro de las instalaciones educativas
  • Conocimiento de las técnicas de Reanimación Cardio-Pulmonar
  • Prácticas con especialistas en el área, quienes podrán enseñar a los docentes las técnicas y protocolos de seguridad ante emergencias.

Otro punto importante a tomar en cuenta es que los docentes deben transmitir la información obtenida en sus procesos formativos, para que este pueda llegar a los niños según su grado de comprensión, para ello pueden usar medios audiovisuales, juegos, exposiciones y todas las actividades que puedan adaptarse al tema para que puedan asimilar todo el contenido que están recibiendo.

Kit de primeros auxilios

Toda institución educativa debe contar con por lo menos un Kit de primeros auxilios que permita atender inmediatamente cualquier emergencia. No obstante, lo ideal sería que cada docente y su respectivo grupo tengan uno dentro del aula.

Por lo general, los kits de primeros auxilios deben contener:

  • 1 envase de agua oxigenada (250 ml).
  • 1 envase de polividona yodada (100 ml).
  • 1 envase de tul engrasado.
  • 1 envase de pomada para quemaduras.
  • 1 envase de gasas estériles de 20×20.
  • 4 vendas (2 vendas de 5×5 / 2 vendas de l0xl0).
  • 1 esparadrapo.
  • 1 envase de tiritas.
  • 1 torniquete o goma para hacer compresión.
  • Guantes estériles de un solo uso.
  • 1 pinza y 1 tijera.
  • 1 envase de pomada antiinflamatoria.
  • 1 envase de analgésico paracetamol.

Ante desastres naturales

En este particular es fundamental que la institución se informe y planifique sus protocolos según los desastres naturales a los que sean más propensos según la zona, pues no está de más conocer el protocolo ante un tsunami a menos que estés en ciudades como Madrid. Conocer y comprender el entorno es la primera tarea que deben llevar a cabo tanto los docentes como los estudiantes ,para así poder actuar de la forma más adecuada y segura.

Por lo general, el desastre natural más común y que puede afectar todo tipo de zona son los sismos, por lo que es prioritario que la institución educativa tenga un protocolo basado en las indicaciones de los entes gubernamentales.

Partiendo de ese conocimiento y formación, los docentes podrán crear estrategias educativas para que los estudiantes sepan qué hacer si se presenta esta emergencia, en este caso las recomendaciones son las siguientes:

  1. Antes de un sismo

En este punto se toman las medidas preventivas y se planifica lo que debe hacerse en caso de que durante la jornada escolar haya un sismo, de manera que en resumen, en este paso la prioridad es preparar un plan en caso de que ocurra, algunas recomendaciones son:

  • Determinar los objetos que puedan convertirse en un peligro como cuadros, espejos, pizarras. lámparas, macetas colgantes, todos estos elementos deben reforzarse y mantenerse bien asegurados todo el tiempo .
  • Se deben planificar y practicar simulacros de terremoto en la escuela para definir el plan de emergencia y rutas de evacuación en caso de un sismo.
  • Los adultos deben ubicar dónde y cómo cerrar el paso de la electricidad, el gas y el agua en los interruptores y tomas principales.
  • Debe mantenerse siempre a la mano un morral o mochila que contenga kit de primeros auxilios, radio a pilas, linternas y agua potable.

2. Durante el sismo

Aquí se aplicarán todos los conocimientos aprendidos durante los simulacros, los cuales nos enseñan la mejor manera de actuar a la hora de que un sismo se presente durante la jornada escolar:

  • Mantener la calma, evitar el pánico y no correr
  • Active el plan de emergencia, se deben mantener las rutas de evacuación previamente establecidas durante los simulacros
  • Es importante mantenerse en el sitio y dar solo los pasos que le permitan colocarse debajo de un lugar seguro, como un escritorio o una mesa resistente. En caso contrario, cúbrase la cara y la cabeza con sus brazos, y aléjese de ventanas, espejos, plantas colgantes, paredes exteriores y otros objetos.
  • Si el sismo se presenta mientras está al aire libre o espacios exteriores, procure estar alejado de las paredes, cables eléctricos, redes de gas o tubería de agua, árboles o postes.
  • Evacuar cuando pase el sismo y no estén cayendo objetos de las partes altas.

3. Después de un sismo

Pasado el mal rato, se deben seguir las siguientes recomendaciones (que deben haberse establecido en durante los pasos preventivos antes de un sismo)

  • Verifique el estado de la escuela antes de reingresar, lo ideal es mantenerse en el lugar acordado durante los simulacros sitio hasta la llegada de las autoridades. Si hay grietas, muros inclinados o derrumbe, mantenerse lo más lejos posible de ellas.
  • Interrumpa tan pronto sea posible los servicios de gas, agua y electricidad.
  • Mantener a los grupos escolares con su respectivo docente y evitar que los estudiantes se dispersen, esto para poder asegurarse rápidamente de que la cantidad de niños es la correcta y poder notarlo en caso de no ser así.
  • Verifique si están funcionando los teléfonos o celulares, y sólo úselos por periodos cortos para mantener el mejor nivel de la batería mientras llegan las autoridades y representantes.

Para garantizar la seguridad de los que hacen vida en los centros educativos, es fundamental que al personal docente, administrativo y obrero se le den todas las herramientas para que puedan afrontar una situación de emergencia y que esta respuesta sea la correcta, pues de esta manera se minimizan los riesgos.

Educar en seguridad es fundamental para la seguridad de los niños y niñas, pues teniendo este conocimiento siempre podrán auxiliar a quien lo necesite y actuar de la forma adecuada ante desastres naturales, protegiéndose a sí mismo y ayudando a proteger al resto.

Deja una respuesta